Lentes Orto-k y Ortoqueratologia al completo - Opticonfort tus ópticas y centros auditivos en Madrid y Parla
18396
post-template-default,single,single-post,postid-18396,single-format-standard,theme-bridge,bridge-core-1.0.6,cookies-not-set,qode-quick-links-1.0,woocommerce-no-js,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-title-hidden,columns-3,qode-theme-ver-18.2,qode-theme-bridge,wpb-js-composer js-comp-ver-5.7,vc_responsive
ortoqueratología, lentes orto k

Lentes Orto-k y Ortoqueratologia al completo

¿Que es la Ortoqueratología?

La Ortoqueratología es un tratamiento reversible y seguro, que mediante la adaptación de unas lentes de contacto gas permeable específicas, aplanan de forma progresiva y sistemática la córnea, modificando su curvatura y reduciendo así la graduación del paciente de forma temporal.

¿Cómo funciona el tratamiento?

Las lentes de orto-k son diseñadas específicamente para cada paciente y son totalmente personalizadas, nadie más podrá usarlas. Para su diseño necesitamos una  fotografía tridimensional de la córnea, la cual conseguimos mediante una topografía corneal para posteriormente enviarla al laboratorio que se encargará de fabricarlas con materiales de hiperpermeabilidad al gas, lo que les confiere una alta seguridad al dormir con ellas por el alto paso de oxigeno que proporciona este material.

Gracias a la geometría específica de la superficie posterior de la lente, la córnea va a ser modificada durante la noche, consiguiendo que al cabo de unos días no sea necesario utilizar ningún medio de compensación óptica.

El tratamiento de Orto-k es reversible y temporal, lo que significa que la calidad visual dependerá del uso que le demos a las lentes, teniendo que usarlas de forma continua todas las noches para mantener los efectos del tratamiento en el tiempo. En caso de suspender o interrumpir el uso de la lente, la córnea volverá a su estado inicial y será posible utilizar la compensación óptica habitual.

Selección del paciente 

  • Pacientes miopes de hasta -6,00D y astigmatismo menores a -1,50 D.
  • Miopías evolutivas en niños, adolescentes y jóvenes (no existe restricción por edad).
  • Control de la progresión miópica.
  • Pacientes con actividades incompatibles con el uso de gafas (deportistas, bomberos, policías…) o lentes de contacto (ambientes de agua o polvo).
  • Personas que necesitan una buena visión sin utilizar corrección óptica (determinados opositores).

La ortoqueratología puede beneficiar a la mayoría de las personas cuya refracción está comprendida en el rango adecuado. En cualquier caso es necesario efectuar un estudio personalizado previo y valoración de la motivación y disciplina del paciente para asegurar el éxito del tratamiento.

¿Cuáles son las ventajas de la Orto-K frente a otros sistemas?

  • Es un tratamiento totalmente reversible gracias a que la estructura corneal es flexible, plástica y moldeable, por lo que al interrumpir el uso de las lentes, los cambios producidos volverán a su estado inicial.
  • Proporcionan una adecuada visión de día, sin necesidad de utilizar gafas ni lentes de contacto.
  • Confort durante el sueño, ya que estas lentes se usan durante la noche y moldean con suavidad la córnea, con total comodidad para el usuario y sin molestias.
  • Ideales para deportistas, personas que trabajen en ambientes con polvo o simplemente para quienes tengan inconvenientes en el uso de gafas o lentes de contacto en un régimen de uso convencional.
  • Ayudan a frenar el aumento de la miopía, hay estudios científicos a nivel mundial que lo avalan como la primera opción para el control de la miopía en niños.
  • Especialmente indicada para oposiciones
  • Alternativa a la cirugía refractiva.

¿Qué proceso de adaptación tiene la Ortoqueratología?

El uso de las lentes de orto-k de forma continuada es fundamental para que el tratamiento sea eficaz y la córnea no recupere su forma inicial. La velocidad de reducción de la graduación de un paciente varía en función de cada individuo, pudiendo ir de una o dos semanas hasta un mes. Por esta razón, durante las primeras dos o tres semanas desde el inicio del tratamiento la visión podría no ser la más adecuada durante todo el día. En estas circunstancias, el uso de unas lentes blandas desechables pueden ser necesarias.

El número de visitas que se deberán realizar es superior al habitual en una adaptación de lentes de contacto convencionales (de 6 a 8 visitas durante los primeros 3 meses). Es imprescindible el debido cumplimiento de las instrucciones proporcionadas por nuestro equipo para que los resultados sean los esperados.

Planificación de las citas – Citas de control necesarias.

Primera cita: Información y estudio preliminar, incluida topografía corneal.

Segunda cita: Valoración después de usar la lente aproximadamente 45 min.

Control 1: Después de la primera noche de uso (Control mañana)

Control 2: Después de tres noches de uso (Control mañana)

Control 3: Después de una semana de uso (Control mañana y tarde)

Control 4: Después de tres semanas de uso (Control mañana)

Control 5: Después de un mes de uso (Control mañana y tarde)

Control 6: Después de tres meses de uso (Control mañana)

Control 7: Después de seis meses de uso (Control mañana)

Controles posteriores: Una vez al año (mínimo)

Mantenimiento, sustitución y manipulación de la lente.

Todas las mañanas después de quitar las lentes, las introduciremos en peróxido de hidrógeno para limpiarlas, desinfectarlas y eliminar proteínas, en ocasiones, en función del paciente será necesario incluir en la rutina una limpieza semanal o bisemanal con un jabón específico.
Para colocar la lente en el ojo es necesario utilizar unas gotas de solución humectante o conservadora sobre la cara interna de la lente de contacto, NUNCA debemos usar agua para aclarar las lentes ni para limpiarlas.
Las lentes de Orto-k deberán ser sustituidas después de un año de uso.

Riesgos de la Ortoqueratología

Los primeros tratamientos de ortoqueratología se remontan a 1960. En los estudios científicos que desde entonces se han realizado no se han documentado ningún riesgo dañino para los ojos, sin embargo, al igual que en una adaptación de lentes de contacto convencionales existe el riesgo de irritación transitoria, inflamación producida por una falta de oxigeno o un roce mecánico de la lente. No obstante estas complicaciones se resuelven con la interrupción del tratamiento de forma temporal o definitiva. La única complicación dañina para el ojo en este tipo de tratamientos, es la infección y la úlcera corneal, pero esta patología es de carácter inusual con un porcentaje de casos mínimo. Ante la presencia de síntomas extraños como dolor, ojo rojo, secreción ocular, o si la lente provoca un persistente malestar, hemos de retirar la lente asegurándonos de una mejora inmediata. Ante cualquier duda debe contactar rápidamente con nuestro equipo de Opticonfort.

Descubre las lentes Orto-K en Parla y Madrid

Si quieres prescindir de gafas y lentillas, ven a Opticonfort.

Te aconsejaremos y adaptaremos las lentes Orto-K para que duermas con ellas y ¡disfrutes del día!
Pide tu cita en nuestro centro de la Avenida Donostiarra, 5, en Madrid o en el Centro Comercial el Ferial, en Parla.

Sin Comentarios

Post A Comment